AYUDAHUMANITARIA - Lo que para el hombre no es posible para Dios si es posible
 

   
                       Origen de las Entidades de Ayuda Humanitaria




Breve historia de la ayuda humanitaria.Origen de las entidades humanitarias
La historia de la ayuda humanitaria tal y como la conocemos actualmente, podría remontarse al s. XIX, con la creación del actual Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).
El 24 de Junio de 1859, los ejécitos de Austria y Francia se enfrentan en la batalla de Solferino, la cual provocó unos 40.000 muertos y heridos entre ambas partes. El suizo Henri Dunant se encontraba circunstancialemnte en esa región y fue testigo de la carnicería. Ante la falta de asistencia médica a los soldados, decidió tomar cartas en el asunto y coordinó, junto con el general Guillaume Dufour, los médicos Theodore Mannoir y Luigi Appia y el abogado Gustave Mognier, el socorro indiscriminado a las tropas de ambos bandos. En Octubre de 1863 se celebra un congreso internacional en el que participaron delegaciones de 14 estados y 4 organizaciones privadas, que constituyeron el “Movimiento Internacional de la Cruz Roja”. 

En 1875 cambia su nombre adoptando el de “Comité Internacional de la Cruz Roja”. Se trata del primer acuerdo intergubernamental de caracter exclusivamente humanitario, que se abre a la adhesión de todos los países y que prevé la inviolavilidad del servicio médico. 
Desde entonces y hasta la I Guerra Mundial, la Cruz Roja amplió su campo de responsabilidad a la protección de las víctimas de la guerra, de los prisioneros de guerra y de la condena de crímenes, torturas, deportaciones... Con la I Guerra Mundial el CICR tuvo que ampliar sus áreas de trabajo y su autoridad más allá de la asistencia médica, de manera que su trabajo de contabilización y localización de prisioneros desembocó en una inestimable labor de apoyo a los prisioneros con el envío de paquetes y correo, así como de información hacia las famílias.

Al finalizar la I Guerra Mundial, la Cruz Roja quedó estructurada en dos brazos: el CICR, sucesor directo de la organización fundada en 1863, compuesto únicamente por ciudadanos suizos y cuya misión es la de dar protección legal y asistencia material a las víctimas civiles y militares de las guerras; y la Liga de las Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, fundada el 1919, que está integrada por 136 Sociedades estatales que trabajan en tiempos de paz en tareas humanitarias (catástrofes naturales, la lucha contra las enfermedades y al pobreza, el desarrollo, el reforzamiento de las Sociedades nacionales en tiempo de paz...).

Otra de las labores de ayuda humanitaria a destacar durante la I Guerra Mundial es la del empresario norteamericano H. Hoover, que en otoño de 1914, ante la hambruna que asoló Bélgica, consiguió el acuerdo de los contendientes para hacer llegar comida a través de la comisión de ayuda que él dirigía. Al terminar el conflicto, dirigió la American Relief Administration, con un amplio programa de ayuda con el que hacer frente a las consecuencias de la guerra: el hambre, los huérfanos y los prisioneros de guerra que debían regresar a sus hogares.

Save the Children’s Fund, también nació en 1919 en Inglaterra, centrada de manera más concreta en los niños huérfanos.
La Cruz Roja tuvo que convocar en 1934 y 1938 dos reuniones más con el objeto de adaptarse a los nuevos métodos de guerra, y especialmente la aparcición de la aviación, y solucionar los problemas de protección de la población civil de nacionalidad enemiga que se encontraba en territorio ocupado. Pero las propuestas de la convención sólo pudieron ser sometidas a su firma en junio de 1939.

Otra de las más importantes organizaciones humanitarias que nació a raiz de las necesidades surgidas con la II Guerra Mundial es OXFAM. Esta organización tiene su origen en la terrible hambruna que vivió Grecia entre 1941 y 1942, provocada por la invasión nazi y el embargo británico al país. La Cruz Roja consiguió romper mínimamente el embargo, pero aún así, el 50 % de la población infantil murió y 200.000 personas no consiguieron superar el invierno. Ante esta dramática situación, el padre cuáquero Edith Pye, junto con otras personalidades británicas, lanzó desde Oxford una gran campaña de solidaridad con el pueblo griego y en contra de la política del gobierno de Gran Bretaña, dirigido por Winston Churchill. Esta campaña fue el origen de OXFAM: Oxford Famine Relief Committee. La creación de OXFAM es un buen ejemplo de movilización social frente a la falta de voluntad política de actuar ante una crisis humanitaria de gran envergadura pero contraria a sus propios intereses políticos.

Hace unos cuarenta años, Peter Benenson fundó Amnistía Internacional tocado por un hecho muy concreto: leyó que dos estudiantes en el Portugal de Salazar habían brindado en un bar por la libertad y los habían condenado a siete años de cárcel. Reunió a amistades y conocidos y empezaron a enviar montones de cartas a Portugal. Y de ahí surgió la idea de molestar a todo gobierno que encarcelara a alguien solo por sus opiniones o creencias. Desde 1961, más de 30.000 personas han salido de la cárcel gracias a la presión de Amnistía Internacional.

Bernard Kouchner fundó Médicos Sin Fronteras como respuesta a parte de las dudas y frustraciones que producía “el respeto a las soberanias nacionales” y ante la necesidad de asistir a las víctimas donde estuvieran, rompiendo cuantas reglas fuera posible o necesario romper si con ello se salvaban vidas. La terrible hambruna que asoló el norte de Etiopía en 1983 y 1984 resulta significativa en la historia de la yuda humanitaria, no sólo por la tragedia en sí, de enormes proporciones, sino por la amplia respuesta a la que dio lugar, y por el enfrentamiento que produjo entre Médicos Sin Fronteras y el gobierno de Etiopía.

Y así tantas otras Organizaciones de ayuda humanitaria: Cáritas, Ayuda en Acción, Manos Unidas, Unicef, Acción contra el Hambre, SOS Racismo... grandes y pequeñas. Todas ellas las forman colaboradores, anónimos, que no se han conformado con pensar “¡Qué barbaridad!” y dar media vuelta para continuar con sus cosas. A todos ellos, el sufrimiento del prójimo les ha llevado a la acción.

BIBLIOGRAFÍA: Enciclopedia C

Editor de páginas web alojado en Vistaprint